domingo, 17 de diciembre de 2017

La vulnerabilidad de hacerse mamá

A medida que ha ido avanzando mi vida, de manera empírica he experimentado otras formas de machismo que mientras fui soltera y sin hijo no sabía que existían.

Cuando niña tuve el privilegio de vivir en un ambiente familiar de igualdad en el que el machismo era muy sutil. De adulta y fuera de este ambiente de protección viví episodios de violencia y agresión masculina en la calle y también en la relación con hombres que asumían que el que una mujer joven, soltera y adulta viviera sola era sinónimo de libertinaje y vulnerabilidad, por lo que se aproximaban de manera irrespetuosa y cínica. Hasta entonces creía que de eso se trataba el machismo.


Una vez en embarazo leía con recelo las críticas de feministas que atacaban a las mujeres por caer en la figura de la madre y ama de casa. Aún siento que no comparto ciertos análisis, sobre todo los que rayan en la agresión; pero ahora puedo comprenderlo un poco más. En mi renacer después de convertirme en madre, luego de año y medio de entrega total a la crianza, empecé a chocarme con situaciones que me hicieron comprender otra dimensión del machismo.

De repente empecé a sentir que las mujeres tenemos un valor potencial cuando somos jóvenes, solteras y sin hijos, lo cuál ofrece cierto estatus, pero una vez nos casamos y nos convertimos en madres, el sistema nos deprecia como si fuéramos un bien o servicio. Ni qué hablar de las mujeres que deciden no ser esposas o madres a la vez que la juventud las deja atrás, qué interesante sería conocer sus reflexiones y experiencias.

Las madres con hijos pequeños hacemos parte de un grupo en alto grado de vulnerabilidad. No es tan evidente, incluso yo misma no fui consciente de ello hasta experimentarlo en carne propia. Es como si una mujer al casarse y tener hijos empezara a ser propiedad de su esposo, quién a su vez debe asumir un rol de protección y defensa. Así si la mujer se encuentra sola ante una situación de conflicto, bien sea porque su pareja está ausente o porque decide no defenderla pues la reconoce como un ser autónomo, el mensaje que el otro interlocutor recibe es: tengo permiso para abusar y denigrar de ella.

Esta situación la he empezado a vivir en el ámbito familiar y en la calle, con la complicación de que la existencia de un bebé pequeño te hace más vulnerable y dificulta el “poder defenderte”; en el ámbito familiar por temor a crear un conflicto que pueda llegar a afectar a tu bebé de manera afectiva y en la calle por temor a que puedan agredirlo físicamente.

La vivencia más fuerte que ejemplifica lo que expongo fue la decisión de solicitar una baja temporal en el doctorado que curso para poder dedicarme a la crianza del primer año de vida de mi hijo. A alguien de sexo masculino no le pareció correcto, aunque era mi derecho de acuerdo a la reglamentación de la Universidad, y después de manifestármelo de manera explícita por vía telefónica con un trato despectivo y denigrante en el que me reclamaba que ser mamá no era una excusa para solicitar una baja de 1 año, logré encontrar una solución después de 10 meses de cartas, comunicaciones, aclaraciones y reclamos, además del apoyo incondicional de mi directora de tesis y otros funcionarios con gran sensibilidad. Pero fue necesaria una lucha burocrática de muchos meses.

¿Qué tal si hubiera sido un hombre o una mujer soltera los que hubieran solicitado la misma baja temporal aduciendo cualquier otra razón incluida en el reglamento? No habría habido ninguna polémica. El inconveniente en este caso era que a alguien le pareció que un año de maternidad era excesivo.

¿Por qué hacer pública esta reflexión? Creo que compartir estas experiencias nos permite mirarnos como sociedad y mejorar a favor de todos. Sería muy interesante que este escrito suscitara que otras personas compartieran sus opiniones y experiencias sobre el tema, que de otro modo uno no podría saber que existen. ¿Cómo es la experiencia hoy de ser mujer joven y sin hijos? ¿Cómo es la experiencia de ser mujer de la tercera edad? ¿Cómo es la experiencia de ser esposo y padre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario